+34 911 72 44 09 info@grupobinternational.com
ES | EN

Cada compañía tiene una forma particular de afrontar las diferentes situaciones que se plantean en el día a día. Esta forma de actuar, también llamada cultura organizacional de una empresa, la viven sus empleados e inherentemente se transmite a sus clientes, que la identifican fácilmente y se decantan por sus servicios o los de un competidor.

Así pues, la cultura organizacional de una empresa es la suma de valores, actitudes, costumbres y creencias que forman su personalidad. Es decir, su forma de ser y actuar con los grupos de interés o stakeholders (empleados, proveedores, clientes, accionistas, sociedad, etc.).

¿Por qué es tan importante la cultura organizacional en una empresa?

La finalidad de la cultura organizacional de una empresa no es otra que establecer un sistema que le permita tener una marca distintiva que se adapte mejor a los cambios y la convierta en un ente más efectivo. En el actual contexto empresarial es preciso que las empresas tengan estructuras adaptables. Esto implica crear las condiciones adecuadas para ello favoreciendo el trabajo en equipo para crear valor y una mayor coachability o entrenabilidad.

Como ya hemos visto, la cultura favorece a la unión de todos las partes de una organización al proporcionarles las herramientas adecuadas para que los empleados sepan cómo comportarse y actuar.

La cultura organizacional de una empresa no solo se apoya en los valores y creencias sino también en los procedimientos y conductas de los líderes, que son los encargados de mantener este complejo sistema. Estos líderes, junto a los fundadores de la empresa, tienen la obligación de dar ejemplo y son los encargados de fortalecerla y transmitirla a todos sus empleados. Una cultura empresarial mal transmitida puede traducirse en malos entendidos y en la creación de un ambiente laboral tóxico con bajos niveles de coordinación.

Beneficios de crear una cultura fuerte

Obviamente, tener una cultura de empresa fuerte le aporta a la compañía un buen número de beneficios. Estos son algunos de ellos:

  • Mayor eficiencia en los procesos organizacionales
  • Captación de talento afín más sencilla
  • Desarrollo de la capacidad para el cambio
  • Mayor compromiso de los trabajadores, lo cual se traduce en una mayor productividad
  • Menor absentismo laboral
  • Mejor experiencia del cliente
  • Mayor fidelidad de la cartera de clientes que reafirman su decisión de compra respaldados por la cultura que la marca desprende

¿Cómo crear una cultura organizacional fuerte?

La cultura de la organización marca su forma de actuar, lo cual es posible observar fijándose en sus estrategias y sistemas. Existen diversas herramientas para crear una cultura organizacional de una empresa fuerte:

  • Manteniendo la coherencia entre la filosofía que la empresa dice ser y la que en realidad es
  • Conectando la cultura organizacional con los empleados a través de una marca interna que adapte los mensaje que se envían fuera con los que se envían dentro para que el empleado la conozca, la crea y la transmita
  • Con una dirección y mandos que lideren con el ejemplo
  • Reconociendo por parte de la organización de méritos de los trabajadores y de sus líderes

Ahora que ya sabes de la importancia de la cultura organizacional de una empresa, ¡es hora de empezar a aplicar estrategias para ello! Con una cultura fuerte, la productividad de tu empresa mejorará notablemente. Si identificas que tu organización tiene problemas culturales, en Grupo Binternational te podemos ayudar.

Artículos relacionados