+34 911 72 44 09 info@grupobinternational.com
ES | EN

Por Ana Milena González.

Pensar sobre los retos de recursos humanos en la actualidad y los que ocurrirán en el futuro como responsables de este departamento es importante, como también lo es plantearnos qué estamos haciendo ahora para afrontarlos y cuáles serán nuestros planes de acción.

Afortunadamente, Recursos Humanos no tiene la misma visión y forma de pensar que antes. Los responsables de gestionar el talento han tenido que transformarse y adaptarse a las nuevas tendencias que tienen que ver, no solo con su área, sino también con mantenerse informadas a nivel social, económico, político y tecnológico.

En el pasado, las áreas de gestión de personas no eran las que tenían mayor impacto en las organizaciones debido a los roles operativos que se les adjudicaban y a su falta de visión estratégica. Se puede decir que nuestro rol estaba limitado a procesos administrativos, rutinarios y de escaso impacto a corto y largo plazo. Hay que tener en cuenta que, por entonces, no se consideraba al trabajador como una pieza clave dentro de la organización, sino simplemente como un elemento productivo que genera ganancias.

En las compañías que siguen contemplando la Gestión de Personas de la misma manera nuestra gestión no es igual de competitiva ni genera el mismo valor que otras. ¿Cómo podemos hacer valer nuestra aportación desde RRHH? Iniciando la transformación hacia tres elementos clave: kpis, cultura y tecnología.

Kpis para poner en valor nuestro trabajo

Me atrevería a decir que una de las áreas más complejas de una empresa es la de Recursos Humanos, no solo porque nuestro día a día se basa en la solución de cuestiones sobre nuestro personal, sino también porque tenemos que generar valor a la organización y lograr el mismo nivel de importancia que tienen los otros departamentos, que como muchas veces se refieren a ellos: las áreas core del negocio.

¿Cómo podemos demostrar ese valor? Aquí viene el primero de los retos en recursos humanos en la actualidad: empleando kpis (indicadores clave del desempeño) para medir nuestra aportación al plan estratégico con cifras visibles, de la misma manera que lo hacen otras áreas. De esta forma, hablaremos el mismo idioma que la dirección. Algunos de los indicadores recomendados:

  • El índice de rotación, el Net Promoter Score o NPS (indispensable para conocer el nivel de satisfacción de nuestros clientes internos y externos)
  • La permanencia de un empleado en su puesto
  • El costo en euros de tener una vacante sin cubrir

Cultura para alinear a toda la organización

La cultura es el segundo de los retos en recursos humanos más habitual porque juega un papel fundamental en las organizaciones: alinear a nuestros empleados con el ADN de la compañía, pensar en conjunto teniendo en cuentas las necesidades del trabajador y, a su vez, las del negocio para encontrar un punto intermedio entre ambos. Adicionalmente, nos ayudará a formar parte de la lista de compañías que apuestan a la diversidad, la inclusión y la multiculturalidad.

Pero no solo es importante contar con la fortuna de tener un equipo diverso, sino que también forma parte de la estrategia pensar de manera global y aplicar de manera local sin perder de vista aspectos únicos de cada sitio o cultura, las necesidades puntuales en ese lugar y cómo orientarse a llegar a ser global.

La gestión digital gracias a la tecnología

Por último, las ventajas que la tecnología aporta a nuestros procesos también nos ayudan a alcanzar los actuales retos en recursos humanos. Debemos ser más abiertos al cambio y entender que los avances digitales están de nuestro lado para facilitarnos y hacer más eficiente nuestro día a día:

Todas estas son grandes apuestas que debemos hacer para estar alineados y generar valor. Hoy en día, muchas compañías alrededor del mundo, grandes y pequeñas, han tenido esa visión que les ha ayudado a lograr grandes avances en sus departamentos y a avanzar en los retos en recursos humanos que está demostrando que el talento es la clave para tener empresas exitosas.

Dos ejemplos claros de ello son la inglesa Unilever o la conocida firma de cosméticos L’Oréal, a la vanguardia con sus buenas prácticas de selección y atracción del talento. Estas empresas usan la tecnología en forma de inteligencia artificial y “gamificación” para hacer más eficientes sus procesos de selección. Sus candidatos son evaluados a través de juegos online y sus resultados son cifrados por medio de algoritmos que al final transmiten un mensaje para el reclutador. Dichas técnicas generan más valor a sus procesos y convierten sus empresas en un lugar interesante para trabajar.

Artículos relacionados