ES | EN

 

Cuando creemos que ya tenemos todo controlado con respecto a nuestro Curriculum, lo que hay que incluir y lo que no, la extensión, la organización…de repente nos encontramos con que en las ofertas de empleo internacional aparece un nuevo elemento que nos devuelve al inmenso universo de la duda. Esto es, el Resume.

Muchos os preguntaréis ¿Pero, y eso qué es? Bien, antes de nada podéis estar tranquilos porque este nuevo elemento no hará que varíe en nada vuestro Curriculum existente, sino que más bien lo sustituye.

El Resume o Resumé, es un tipo de documento en el que se recoge la información más relevante de una persona en cuanto a su formación o experiencia, para enfocarlo a la consecución de un puesto de trabajo concreto. Uno de los puntos que diferencian a este documento de su primo hermano el CV, es su ámbito de utilización geográfica. Las empresas del mercado norteamericano, especialmente las estadounidenses, son las que solicitan este documento a las personas que se postulan a sus vacantes, mientras que en el resto de países, el Curriculum sigue siendo líder indiscutible. A pesar de esto, estaríamos faltando a la verdad si no reconocemos que con la expansión de los mercados y el aumento de la movilidad internacional, algunas empresas europeas o asiáticas están empezando a requerir el Resume a los candidatos.

Como ya hemos dicho la diferenciación geográfica es un punto importante para distinguir entre estos dos documentos aparentemente tan similares, pero también hay otro factor clave que nos ayudará  a no volvernos locos si en algún momento una empresa nos rechaza el CV y pide en su lugar el Resume: La extensión. Esta es la diferencia más importante, pues para que un Curriculum esté bien considerado tiene que, ya no solo contener información completa de las experiencias y formación del individuo, sino que ésta debe estar bien detallada. En cambio el Resume es todo lo contrario, lo que buscan las empresas con él es concisión,  debes  mencionar las experiencias más relevantes que te ubiquen como la persona idónea para ese puesto, evitando toda aquella información que resulte irrelevante para este caso concreto. Para ser más gráficos, diremos que el total del documento debe caber en una carilla de DIN A4. Por otro lado es importante decir que, en algunos casos, hay quien incluye en el Resume unas cuantas líneas al inicio del documento en las que hace una breve descripción de su perfil profesional, acompañado de sus intereses o motivaciones laborales, lo que reafirma la intención persuasiva del Resume. Por último recordar que este apartado no es de inclusión imprescindible pero siempre ayuda a la hora de convencer al personal de recursos humanos de que es a ti y no a otro al que tienen que contratar.

Así pues, no entres en combustión espontánea si para alguna oferta de trabajo en el extranjero te piden un Resume en lugar de un CV, ¡sigue los sencillos consejos que te hemos dado y seguro que saldrás airoso de la situación!

 

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest