ES | EN

 

¿Estás buscando trabajo? ¿Tienes ya tu videocurriculum listo para enviar a las empresas que te interesan? Pues si aún no lo tienes, en binternational te aconsejamos que te pongas manos a la obra y crees uno cuanto antes. Este curriculum en formato audiovisual es una de las últimas tendencias que se están moviendo en el ámbito de la búsqueda de empleo. Independientemente de cual sea tu campo profesional, puedes utilizarlo como un buen complemento para tu CV escrito, aunque nunca como un sustituto.

En tu videocurriculum vas a poder demostrar que no te estás tirando un farol con todo lo que dices que sabes hacer en tu CV escrito. Aquí no caben ni engaños ni picarescas: eres tú frente a la cámara dando la mejor versión de ti mismo. Es una herramienta además para dar rienda suelta a tu creatividad fuera de las ataduras que conlleva un curriculum tradicional. Tómatelo en serio, te aseguramos que un buen videocurriculum puede marcar la diferencia entre un candidato que lo tiene y otro que no. Siempre y cuando esté bien hecho, claro, no vale cualquier chapuza.

Ten en cuenta que, en los dos o tres minutos que necesitan para ver tu videocurriculum, la empresa puede obtener una impresión de ti que, de lo contrario, solo podría alcanzar con la realización de una entrevista personal. De esta manera, si tu videocurriculum es bueno, aumentas mucho tus posibilidades de saltarte ese primer escalón de todo proceso de selección. Y eso, estarás de acuerdo con nosotros, no es moco de pavo.

¿Convencido ya de la importancia de contar con este recurso en tu búsqueda de empleo? En binternational queremos ayudarte a hacer un buen videocurriculum. En primer lugar, si te parece, vamos a hacer un pequeño repaso a los preparativos.

–       Primero, coge una cámara, preferiblemente de vídeo. Si no dispones de ella ni de nadie que te la pueda prestar, busca una cámara fotográfica digital con buena calidad en grabación audiovisual. ¿Tampoco? En última instancia, solo en última instancia, recurre a la webcam de un PC o a unsmartphoneNo bajes de un cierto estándar de calidad ni dejes que factores técnicos echen por tierra la primera impresión que vas a dar a un equipo de RR.HH.

–      Escoge un buen lugar como escenario para la grabación. ¿Leíste el artículo en el que dábamos consejos para hacer una entrevista a través de Skype? Las recomendaciones, en este sentido, son muy similares: escoge una habitación con iluminación natural, con un fondo liso y de tono claro, preferiblemente blanco. Evita que la luz llegue desde tu espalda, o harás que tu rostro quede reducido a una sombra. Debe ser un lugar tranquilo, sin ruidos ni distracciones.

–     Elige bien tu indumentaria. Ponte elegante, como si fueras a una entrevista presencial, pero ten en cuenta algunos aspectos que son esenciales en estos casos: no uses una camisa con patrones de rayas o cuadros muy finos, ni tampoco de un color que se confunda con el fondo, pueden crear un efecto visual muy molesto en el espectador.

Ahora, piensa cómo vas a estructurar tu videocurriculum. La duración del mismo debe ser de entre 2 y 3 minutos. Seguramente tu perfil dé para mucho más, pero trata de ir al grano, de sintetizar lo máximo posible. El objetivo es que la persona encargada de contratarte NO sienta que no merece la pena seguir viendo tu vídeo. Anota bien estos consejillos:

–   Prepara un pequeño esquema para organizarte. Coge tu CV escrito y piensa cómo vas a explicar ante la cámara tu experiencia profesional, tu formación, tus habilidades, etc. En definitiva, todas las características que creas te hacen merecedor de un puesto de trabajo. Puedes seguir esta estructura:  haz una breve presentación de ti mismo en primer lugar, continúa con tu experiencia previa, sigue con una descripción de tus habilidades y termina contando qué puedes aportar a la empresa y por qué te interesa tanto el puesto. No te olvides de aportar al final tu número de teléfono y tu correo electrónico con un rótulo en pantalla.

–   ¿Estás listo para empezar a grabar? Sitúa la cámara en un trípode o sobre una superficie lisa y segura. Colócate preferiblemente sentado, con una postura recta pero tampoco excesivamente rígida. Busca un buen encuadre en cámara, que te favorezca, ni demasiado cerca ni demasiado lejos. Deja al menos un palmo de espacio debajo de tu barbilla y algo de aire también por encima de la cabeza. Recuerda las indicaciones sobre la iluminación que hemos mencionado en párrafos anteriores.

–   Es el momento hablar a cámara y sacar lo mejor de ti. ¿Te dan palo estás cosas? Ante todo, mucha calma. Ten en cuenta que no estás en directo, que puedes equivocarte y comenzar de nuevo todas las veces que sea necesario. La clave es ser natural, no te limites a hacer una enumeración de datos ni recites de memoria, para eso ya tienes tu CV escrito. Aquí tu prioridad debe ser demostrar aspectos que no refleja expresamente el curriculum convencional, como tu habilidad comunicativa verbal, tu buena presencia, tu creatividad o tu predisposición a conseguir lo que buscas. Además, podrás demostrar que tu nivel de inglés está por encima de ese ya mítico “nivel medio-alto” que dice tener la inmensa mayoría.

–   Saca a relucir tu originalidad. Es posible que tu campo profesional te permita aportar muestras de trabajos o proyectos previos en el vídeo, ya sea mostrándolos físicamente a la cámara o introduciendo imágenes digitalmente al editarlo. Tampoco conviertas tu CV en vídeo en un monólogo del Club de la Comedia ni nada por el estilo. Se trata de demostrar lo que hace de ti un buen candidato para el puesto, y está bien si lo haces de una manera amena, pero el objetivo no es divertir al espectador.

Una vez tengas la grabación hecha, el siguiente paso es editar el vídeo. Puedes hacerlo con programas como Windows Movie Maker, iMovie, Premiere, etc. Si no tienes mucha idea de cómo funcionan, te recomendamos que optes por el Movie Maker. Viene de serie con los sistemas operativos Windows y es realmente sencillo de utilizar, muy apto para dummies. Aprender a colocar textos en un vídeo no debería llevarte más de unos minutos, pero si sigues teniendo dudas, te recomendamos que consultes esta guía.

¿Lo tienes editado ya? Solo te queda entonces exportar el archivo. Hazlo en un formato de los habituales –avi, wmv, mpeg, mov, etc- y con un buen nivel de calidad. El problema es que, a mayor calidad, mayor peso del archivo. Busca el punto medio: que tenga un tamaño que permita moverlo con facilidad por Internet y una calidad que no enturbie tu imagen ni tu sonido. Antes de comenzar a distribuir tu videocurriculum a las empresas, te recomendamos que se lo enseñes a gente de tu confianza para que te den sus impresiones y algo de crítica constructiva. Con tu madre no basta, ella siempre te verá con los mejores ojos.

Hecho esto, ¡ya puedes empezar a distribuir tu videocurriculum!Puedes optar por colgarlo en los servidores de YouTube, Vimeo o DailyMotion, y a partir de ahí incrustar el vídeo en tu blog o sitio web, en caso de que los tengas, o copiar el link e incluirlo en cartas de presentación, formularios de entrada en un proceso, etc. Eso si, recuerda que si alojas tu video en ese tipo de sitios web estás permitiendo que sea de dominio público, por lo que te recomendamos que desactives los comentarios y puntuaciones para que nadie con mala baba lo boicotee. ¡Ah! Y recuerda que puedes hacer tantos videocurriculum como creas conveniente, de la misma manera que tienes distintas versiones de tu CV escrito personalizadas para cada puesto al que aplicas.

En binternational buscamos la opinión de nuestros candidatos. ¿Has conseguido avanzar en tu búsqueda de empleo a través de un videocurriculum? ¿Qué consejos añadirías a los que hemos mencionado en este artículo? ¡Somos todo oídos!

 

 

Pin It on Pinterest