ES | EN

Mejorar la comunicación entre departamentos es uno de los retos más importantes de cualquier organización, independientemente de su tamaño o composición. Pero para engrasar esta máquina la empatía se hace imprescindible. ¿Qué ocurre cuando nuestros empleados carecen de esta competencia o consideran que las funciones de su área prevalecen sobre las del resto? “Me cambio de departamento” es una sencilla acción en la que todos los empleados pasan una mañana en otro área conociendo su día a día, retos e incluso las dificultades a las que se enfrenta y que ayuda a eliminar barreras y posibles enfrentamientos. Te contamos en qué consiste y cómo ponerla en práctica.

 

¿En qué nos ayuda “Me cambio de departamento”? [DESCARGA EL WHITEPAPER “MEJORA LA COMUNICACIÓN ENTRE DEPARTAMENTOS”] 

La creación de equipos interdepartamentales es imprescindible en el desarrollo de proyectos de cualquier empresa. El trabajo en equipo mejora la productividad, el sentido de pertenencia e impulsa la innovación, pero si las personas que lo componen proceden de distintas áreas, debemos trabajar la empatía entre ellas. Esta competencia se puede mejorar a lo largo del tiempo, por lo que es muy recomendable trabajarla, ya que impacta positivamente en el clima laboral.

La empatía nos ayuda a reducir los enfrentamientos entre departamentos que trabajan mano a mano. Cuestiones como el reparto del presupuesto, la lucha por la consecución de los objetivos individuales o incluso la distancia física entre secciones nos alejan de compañeros muy valiosos y reducen nuestras posibilidades de éxito.

Nuestra propuesta es muy sencilla: cuando alguien comparte su tiempo con otra persona y conoce de primera mano las dificultades a las que se enfrenta, quiénes son sus interlocutores o las carencias con las que trabaja, se reducen distancias y se encuentran zonas comunes. Por tanto, este ejercicio ayuda a los responsables de Recursos Humanos a:

  • Reducir fricciones entre la plantilla
  • Fomentar sinergias entre departamentos
  • Disminuir el riesgo de conflictos

Y a los propios empleados les permite:

  • Descubrir el valor que aportan nuestros compañeros
  • Aprender nuevos métodos de medición, de gestión del tiempo…
  • Comprender las dificultades a las que se enfrentan
  • Poner en valor nuestras tareas al darlas a conocer de primera mano
  • Conocer cómo podemos facilitar el trabajo a los demás desde nuestra posición y cómo pueden ayudarnos a nosotros

Consejos para que “Me cambio de departamento” sea un éxito:

  • Comunicación en cascada: para lograr la implicación de la plantilla, los primeros convencidos de realizar esta actividad deben ser los altos mandos, que informarán de la realización de la acción a los mandos intermedios y estos a su vez, a sus equipos (logramos más efectividad si el inmediato superior es quien anuncia la acción)
  • El timing es importante: escoge una fecha con actividad media, un momento en el que no haya un pico de trabajo. Tampoco esperes a periodos de baja intensidad o la percepción del invitado se verá alterada
  • Todos participan: lo interesante es combinar profesionales de distintos departamentos y aprovechar la ocasión para que los responsables de equipo aprendan de sus iguales.
  • Mide: solicita a los participantes que cumplimenten la encuesta al concluir el cambio y estudia qué temas han sido más valorados, así como la posibilidad de repetir el intercambio en una segunda edición

 

A continuación puedes descargar el whitepaper, que contiene tanto los objetivos de la misma como una guía para anfitriones con los temas a desarrollar durante la sesión.

 

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest