+34 911 72 44 09 info@grupobinternational.com
ES | EN
Tiempo de lectura: 4 minutos

Leandro de Gabriel, nuestro Business Director, nos cuenta cómo reaccionó Grupo Binternational durante la pandemia. 

Hace unas semanas, el medio digital startup.info nos brindó la oportunidad de contar cómo, desde Grupo Binternational, hemos gestionado la pandemia. El Covid-19 ha alterado la vida de miles de millones de personas y ha causado grandes estragos en el ámbito empresarial; como resultado, las empresas de muchos sectores se enfrentan a pérdidas catastróficas. Otras, en cambio, han tenido oportunidades que nunca sospecharon.

Leandro, cuéntanos sobre ti, tu carrera, y cómo te uniste a la empresa.

Hace algo más de cuatro años conocí a Ignacio Barriendos, el fundador del grupo, y tras varias reuniones, me incorporé al proyecto. Antes de eso, siempre había estado muy vinculado a las cuentas de resultados de distintas compañías: bien como Jefe de Ventas o como Director. Tengo casi 20 años de experiencia en distintos sectores.

En la actualidad, soy Business Director de Grupo Binternational, compañía especializada en selección de personal internacional y transformación estratégica de organizaciones a través de tres marcas. Creo que mi capacidad para construir relaciones duraderas con nuestros clientes me permite comprender de lleno las realidades de sus organizaciones y ayudarles a alcanzar sus objetivos más estratégicos.

Leandro de Gabriel, Business Director en Grupo Binternational.

¿Cómo innova Grupo Binternational?

En Grupo Binternational, innovamos día a día con la variedad de proyectos que gestionamos a través de nuestras tres marcas: binternational, consultora de selección de personal internacional especializada en perfiles industriales, boost, lanzadera para la transformación estratégica de organizaciones y b2b recruitment enfocada en la selección de perfiles b2b (Ventas, Marketing, Recursos Humanos y Dirección General).

Sin embargo, nuestra mayor innovación ha sido simplificar el modelo y ofrecer al cliente un único interlocutor que resuelve todas sus necesidades a nivel mundial y, desarrollar una metodología propia con la que conocemos profundamente al cliente para aumentar las posibilidades de acierto.

¿Cómo afecta la pandemia a vuestro negocio y cómo lo estáis afrontando?

Es obvio que el coronavirus ha hecho estragos en nuestro sector, viéndose paralizados algunos procesos de selección, aunque también abrimos y hemos cubierto con éxito muchos otros en sectores pujantes, como FMCG, Tecnológico o Sanitario: desde Direcciones Generales, a Direcciones de Ventas y Marketing, pasando por ingenieros con idiomas o perfiles de fábrica, hasta búsquedas internacionales muy diversas para países como Portugal, México, Francia, Alemania, Polonia o Países Bajos.

Pese a la incertidumbre inicial, hemos sabido gestionarnos y avanzar con el foco puesto en estar siempre cerca de nuestros clientes sin esperar una contraprestación. De hecho, los candidatos han estado más disponibles que nunca y la percepción de los clientes hacia nuestro trabajo se ha visto incrementada. Así lo demuestra el NPS (Net Promoter Score) con el que nos valoran nuestros clientes y que se sitúa en un 9,2 sobre 10.

Además, ante la emergencia sanitaria que estaba provocando el coronavirus, prestamos nuestra ayuda desinteresada para cubrir las necesidades de contratación urgente a instituciones sanitarias. Entrar en estas cuentas, nos ha permitido posicionarnos y, posteriormente, han recurrido a nosotros ofreciéndonos oportunidades que antes no teníamos. El ser genuinamente generosos y desinteresados, muchas veces tiene recompensa.

¿Tuviste que tomar decisiones difíciles? ¿Cuáles son las lecciones aprendidas?

Poco antes de que el gobierno decretara el Estado de Alarma, enviamos a todo el equipo (tanto de la oficina de Madrid como de la de Barcelona) a casa, desde donde hemos estado trabajando de manera remota para evitar la propagación del virus. Lógicamente, algunas decisiones han sido más complicadas de tomar, pero a la vez muy necesarias, como poner en marcha un ERTE que afectó a parte de la plantilla durante un tiempo muy limitado.

Sin embargo, el coronavirus nos ha permitido abrir los ojos ante otras realidades, permitiéndonos detectar oportunidades de negocio que nuestros clientes demandaban y que hemos puesto en marcha, como el servicio de outplacement, servicios de suscripción de recursos humanos o sinergias con otras empresas y acuerdos con las mismas. Esta etapa, además, ha llevado a que nuestra firma boost haya experimentado un crecimiento del 42% desde marzo.

¿Cómo afrontas el estrés y la ansiedad? ¿Cómo te proyectas a ti y a tu empresa en el futuro?

En un primer momento, trabajar en remoto, sin poder salir de casa, me produjo cierto estrés, pero he de admitir que la situación me ha permitido coger una nueva perspectiva y tener una visión más estratégica.

De cara al futuro, estamos desarrollando un nuevo plan estratégico adaptado a un entorno cambiante, más dinámico y flexible, conservando, eso sí, los ejes fundamentales de la compañía.

¿Quiénes son vuestros competidores? ¿Y cómo planeas vuestra permanencia en el mercado?

Nuestros competidores son, por supuesto, compañías de selección internacional o de consultoría estratégica de RRHH. Creo que nuestra gran ventaja competitiva es la anticipación y el estar cerca de nuestros clientes para ofrecer alternativas cuando otros tiran la toalla: nuestra razón de ser es aportar soluciones, no generar problemas. También el hecho de ofrecer un solo interlocutor a nivel mundial, cuando lo general es que nuestra competencia derive a los países demandados, nos posiciona de una manera altamente estratégica.

En un mundo cada vez más tecnológico, esta pandemia nos ha demostrado que si el hombre para, el mundo para. Las compañías que se están manteniendo a flote son las que eran conscientes del valor del capital humano y han estado cerca de las personas porque, como reza nuestro lema, business is all about people.

Tus pensamientos finales

Ser optimistas, incluso en los momentos más críticos, es lo que siempre nos ha permitido avanzar. Nacimos en plena crisis, cuando los españoles se marchaban a otros países en busca de trabajo y, esta actitud, es el germen de la cultura de nuestra organización y nos ha mantenido fuertes en momentos como el actual.