+34 911 72 44 09 info@grupobinternational.com
ES | EN
Tiempo de lectura: 2 minutos

El mercado de trabajo no está siendo capaz de seguir el vertiginoso ritmo que para las empresas está suponiendo la revolución digital. Esto les dificulta enormemente encontrar personal adecuado con el que cubrir las vacantes que surgen en su organigrama. ¿La solución? Parece venir dada por el ‘upskilling’ y el ‘reskilling’. Pero ¿qué significan exactamente ambos conceptos? Desde la consultora de selección de personal binternational vamos a explicarlo.

¿Qué es el upskilling?

Se trata de un proceso por el cual la empresa trata de dotar a un trabajador que ya tiene en plantilla de nuevas competencias. Para ello, es básico que invierta en su formación con el propósito de optimizar su desempeño.

Para poder aplicarlo, es necesario que el trabajador ya tenga un perfil que se adecue relativamente al puesto que necesita la empresa. Al fin y al cabo, se trata de proporcionarle las herramientas necesarias para que se adapte a él, no de formarle desde cero ni de reciclarle profesionalmente.

¿Y el reskilling?

En este caso sí que hablamos de reciclaje profesional. Se trata de formar a un trabajador que, hasta el momento, ha desarrollado otras labores dentro de la empresa para que realice unas completamente diferentes. La ventaja respecto a la contratación de uno nuevo es que ya conocerá la metodología de trabajo de la compañía y será capaz de adaptarse más rápido.

¿Qué ventajas ofrecen a la empresa el upskilling y el reskilling?

Las ventajas son compartidas, por eso las vamos a unificar en un solo punto. Vamos a verlas:

  • Permiten a la empresa superar la brecha digital más fácilmente al atacarla desde dentro. Por ende, hacen que se vuelva más competitiva.
  • Reducen los períodos de adaptación ya que no se trata de nuevos trabajadores incorporándose por primera vez a la empresa.
  • También reducen el número de procesos de selección, con lo que baja el gasto de tiempo, dinero y esfuerzo del personal de recursos humanos.
  • Mejoran la imagen de la empresa de cara a sus trabajadores. Por un lado, muestra que confía en ellos y se preocupa de formarles. Por otro, reduce el número de despidos e incrementa la seguridad laboral.
  • El punto anterior se traduce también en una mejora de la fidelidad, que a su vez redunda en una mayor capacidad de retener talento.
  • Cuando sea necesario contratar personal externo, los candidatos sabrán que se trata de una empresa que cuida a sus empleados y preferirán trabajar para ella antes que para otras de su competencia. Es lo que se denomina mejora de la reputación corporativa.
  • Favorecen la creación de un entorno de trabajo dinámico capaz de adaptarse a la evolución del mercado.

Upskilling y reskilling: dos conceptos clave para la adaptación de la empresa a los nuevos tiempos

En definitiva, estos dos sencillos conceptos reportan a cualquier empresa multitud de beneficios tangibles e intangibles. Desde la consultora de selección de personal binternational te invitamos a ponerte en contacto con nosotros si quieres saber más.