ES | EN

La contratación de una persona nueva para ampliar la plantilla en la compañía puede ser un movimiento de riesgo para cualquier empresa a día de hoy. Como responsable de recursos humanos, es preciso planificar detenidamente antes de contratar a un nuevo empleado y es muy importante acertar, no sólo con la persona, sino también con el tipo de contrato.

Debemos estudiar detenidamente los diferentes tipos de contratos que existen para beneficiar a nuestra compañía y el tipo de contrato elegido dependerá de las necesidades que tengamos, del presupuesto y del puesto a cubrir.

¿Cuáles son los tipos de contratos de trabajo más comunes?

Muchos empleadores creen equivocadamente que tan solo hay dos tipos de contratos de trabajo en España: fijo y temporal. Es cierto que estos son los más habituales. pero también existen otros que, según el momento, pueden adaptarse a las necesidades del departamento de Recursos Humanos.

Contrato indefinido

Este es el contrato ideal para la empresas que saben con certeza que van a necesitar contratar a un trabajador para un período de tiempo prolongado. El contrato indefinido no tiene una duración determinada, pero puede beneficiar a la empresa ya que se puede utilizar en jornada completa, parcial o con servicios discontinuos. Actualmente, el Ministerio de Empleo y Seguridad Social ofrece incentivos para aquellas empresas que contraten de forma indefinida a algunos colectivos como jóvenes, mayores de 52 años o discapacitados.

Contrato temporal

Mediante un contrato temporal, el trabajador presta sus servicios a la empresa por un tiempo determinado. Esta es una buena opción si la producción en tu empresa es muy estacional y necesitas apoyo durante varios períodos del año o incluso si necesitas cubrir el puesto de algún empleado que ha causado baja por enfermedad o maternidad, por ejemplo. También se ofrecen incentivos por parte del Ministerio para el contrato temporal.

Contrato en prácticas

El contrato en prácticas está pensado para fomentar la práctica profesional por lo que el empleo que se ofrece ha de estar relacionado con la titulación del empleado. La persona elegida no podrá llevar más de cuatro años titulada aunque sí podrás contratar en prácticas a personas mayores de 52 años para favorecer su reinserción en el mercado laboral. Este contrato durará entre 6 meses y 2 años y el salario será, durante el primer año, el 60 % del fijado en convenio para un trabajador que desempeñe el mismo puesto o equivalente y el 75 % durante el segundo.

Contrato de formación y aprendizaje

El contrato de formación y aprendizaje es uno de los tipos de contratos más comunes en España y también de los más nuevos. Está pensado para contratar a jóvenes de menos de 30 años que estén estudiando. A cambio, la empresa se ve beneficiada de un descuento de hasta el 100% en cuotas de la Seguridad Social y, si posteriormente se convierte en contrato indefinido, la compañía podrá disfrutar las bonificaciones durante un periodo de hasta tres años.

 

¿Qué tipo de contrato de trabajo es mejor para mi empresa?

Debemos entender que cada empresa tiene unas particularidades muy diferentes. Por eso, además de elegir entre los tipos de contratos que te hemos presentado en este artículo, ten presente que lo más importante es que el empleado encaje en la cultura de tu compañía. Realiza la búsqueda de candidatos con ayuda de un especialista. No dudes en contactarnos para obtener más información y encuentra al mejor profesional para tu empresa. En binternational somos especialistas en selección de personal.

Artículos relacionados